exposicionBarquisimeto, 08 Jul. AVN.- El trabajo artístico de personas que estuvieron privadas de libertad en diversos centros penitenciarios del país, se exhibe en una muestra pictórica en los espacios centrales del monumento Flor de Venezuela de Barquisimeto, en el centro-occidental estado Lara.

Héctor Vásquez, conocido artísticamente como Marcelo, es uno de los pintores que muestra su obra en la III Exposición de Obras de Arte La Cultura y el Arte es el Camino a la Libertad, que se abrió este viernes en el centro cultural y turístico Barquisimetano.

Vásquez, merideño de origen y uno de los 40 artistas plásticos que participa en la exhibición colectiva, trabaja desde hace dos años en su casa y se mantiene de esta actividad artística, gracias a los beneficios que recibió por su disciplina y tenacidad en el trabajo pictórico, como la mayoría de los artistas que intervienen en la exposición.

“La pintura no solamente me dio la libertad de espíritu, me dará la libertad plena en diciembre del presente año”, explicó el joven artista, durante la inauguración de la muestra, que se prolongará durante una semana en el monumento larense.

Vásquez, que antes de haber sido condenado comenzaba a dedicarse a la actividad pictórica, señaló que tras le rejas pudo desarrollar su oficio y pasión, la pintura. “Le pintura me sirvió para recapacitar, fue un renacimiento a través del arte”, resaltó.

Una muestra que recorre el país

El Director General para la Asistencia a los Egresados y con Beneficios del Sistema Penal del Ministerio para los Asuntos Penitenciarios, Cristian Hurtado, informó que ésta es una muestra itinerante que se inició en Caracas y se trasladó a Maracay. En este momento se encuentra en Barquisimeto y posteriormente será llevada a Los Andes y el Oriente venezolano.

“Se trata de personas que han recibido beneficios procesales por su conducta y dedicación a la pintura, en algunos casos a partir de talleres y cursos que se han impartido en los penales”, explicó Hurtado.

Aseveró que la exposición es una muestra del potencial artístico y de diversa índole que hay que en los centros penitenciarios del país.

“Estos artistas no solamente consiguieron en la pintura una forma de encontrar las llaves de su libertad, ahora se dedican a vivir de este oficio”, destacó Hurtado.